Logo Hogares CREA

Hogares CREA de Venezuela







Historia de Hogares CREA de Venezuela

El inicio de un camino.

Padre RivoltaJamás sospechó el Padre José María Rivolta Chávez, que un nuevo camino comenzaría a transitar cuando una tarde de 1970, por pura coincidencia un joven drogadicto llegó a la Escuela Agronómica Salesiana de Valencia, de la cual él era Director, pidiendo protección, debido a la persecución policial que, inclemente, lo buscaba para conducirlo a la cárcel, por drogarse en plena vía pública. "Al esconder a aquel muchacho, nació en mi la curiosidad de conocer y escudriñar un mundo hasta entonces para mí, inimaginable, insospechado: el mundo de la droga", dijo una vez el Padre Rivolta. Cuando este joven salió de su problema comenzó a llevar a sus compañeros donde el Padre y, al cabo de seis meses, cerca de sesenta adictos visitaban sistemáticamente la Escuela Agronómica Salesiana.

Movido por el agradecimiento

El momento decisivo para que esos jóvenes se convirtieran para el Padre Rivolta en el norte de su vida, en el centro de sus luchas, llegó el 24 de Marzo de 1971. Aquel día moría Doña Ana Georgina Chávez de Rivolta. Poco antes del sepelio se presentaron en la casa del Padre Rivolta un grupo de jóvenes que conformaban una de esas comunas "hippies" que estaban de moda en la década de los setenta, y que el Padre visitaba con frecuencia. Desafiando el riesgo de presentarse en público con sus atuendos característicos, hicieron por más de media hora una guardia de honor alrededor del féretro. Y colocaron a su lado, una grande y hermosa corona de flores, con el famoso símbolo "hippie" de la época, y la frase "paz y amor". Ante esta escena, el sacerdote sintió en lo más íntimo de su conciencia, que era su madre misma quien le pedía que el resto de la vida que le quedara, lo entregara al rescate de la juventud sumida en el mundo de la drogadicción. Así lo juró y comenzó a transitar el camino que se convertiría en su misión y destino desde aquel momento.

Doce años de perseverancia.

La inexperiencia, el complicadísimo mundo de la adicción, totalmente desconocido para quienes desde ese entonces lo acompañaban, hicieron necesarios 12 años más para que el ambicioso proyecto cristalizara. Así, el 27 de Enero de 1983, en el Registro Subalterno del Primer Circuito del Distrito Valencia, del Estado Carabobo, bajo el No. 49, folio 248, protocolo 1ero., tomo 8, quedó insertada la primera Acta Constitutiva de Hogares CREA de Venezuela.

En ella quedaron inscritos para la historia y para reconocimiento de la posteridad los nombres de los que respaldaron la tímida iniciativa. Muchos voluntarios se entregaron de cuerpo y alma a la cada vez más complicada labor. El camino no era fácil, dificultades, agresiones e incompresiones de todo tipo se cirnieron inmisericordes sobre la naciente y endeble institución. "Pero", reconoció con sinceridad y profunda gratitud el Padre Rivolta, "nunca nos abandonó el apoyo y la simpatía de Valencia y de Venezuela, la generosidad de muchas empresas importantes y de densos sectores oficiales y privados; de los medios de comunicación social; el apoyo relativo del gobierno nacional y de varios gobiernos regionales; de la Jerarquía Eclesiástica, y de la ferviente oración de numerosos grupos religiosos."

Entre el miedo a lo desconocido y la provocación del reto, resonaba en el corazón de todos una canción de Antonio Machado la cual se convirtió en el leit-motiv de Hogares CREA de Venezuela: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Golpe a golpe y verso a verso". Hogares CREA de Venezuela inaugura su primera Comunidad Terapéutica el 31 de Marzo de 1984, abriendo caminos para enfrentar la problemática de las drogas y así contribuir al fortalecimiento de la familia. Inicialmente el campo de acción de la institución se restringía al tratamiento para rehabilitación de jóvenes varones adictos y a la prevención en el núcleo familiar de los residentes en tratamiento.

La creciente necesidad de acometer actividades de prevención y el decisivo apoyo de la sociedad venezolana, tanto a nivel gubernamental como en el sector industrial privado, impulsó a Hogares CREA de Venezuela a ampliar su ámbito de influencia en el campo de la prevención. Entre 1984 y 1990 toma auge la diversificación del tratamiento. La población atendida ya no son solo jóvenes. Los adultos, los niños y las mujeres tienen problemáticas y necesidades especiales. CREA busca respuestas cónsonas a cada quien. Por otra parte, se profesionaliza el tratamiento, con la incorporación de un personal clínico capacitado y altamente eficaz. Desde entonces, va cristalizando y fructificando tanto el esfuerzo constante por humanizar y profesionalizar el tratamiento y adecuarlo a la cultura e idiosincrasia del venezolano, como el esfuerzo por generar programas de prevención verdaderamente eficaces para las comunidades, las escuelas y los liceos.

El mensaje de prevención ya no se limita a la exposición de experiencias de ex-adictos. Toma cuerpo y especialización en los líderes de la propia comunidad que solicitan el apoyo de CREA, formando entes multiplicadores y adiestrando con metodologías avanzadas, a los facilitadores. Producto de la crisis económica surgida en Venezuela, Hogares CREA de Venezuela diseña diversos programas de generación de recursos económicos, creando fuente de trabajo para reeducados del programa y surtiendo de medios a los diversos programas que desarrolla en la comunidad. En 1994, el marco legal de referencia y el gran apoyo de empresas socialmente responsables, impulsan a Hogares CREA de Venezuela a ampliar su ámbito de influencia en prevención, promoviendo la participación del sector laboral.

En los últimos años, la institución realiza serios trabajos de investigación en miras de proporcionar datos de interés para el análisis de la problemática de las drogas, así como una revisión total de las técnicas y procedimientos implementados en sus programas. Organizaciones nacionales e internacionales han elogiado el programa de Hogares CREA de Venezuela, considerándolo como una verdadera respuesta eficaz ante este problema que azota a la población venezolana y mundial.

Volante Crea